Quiénes somos

Nombre: Real e Ilustre Archicofradia y Esclavitud de Nuestro Padre Jesus Nazareno de Medinaceli

 

Ciudad: Consuegra


Año Fundacional: Abril de 1954

 

Hermanada con la Venerable Orden Tercera de Siervas de María Santisima de los Dolores de Consuegra: Febrero de 2013 

 

Historia de la Imagen

   Cuando en 1614 los españoles conquistaron la fotaleza de Mámora - Próxima Tánger y reducto de piratas berberiscos -, llevaron, entre otras imágenes, la de NUESTRO PADRE JESUS NAZARENO, que, despés, se venró en la iglesia de PP. Capuchinos de aquella localidad.

  

    Reconquistada la fotaleza por los moros en 1681, éstos trasladaron - como cautiva -  la imagen de Jesús a Mequinez, en donde, para profanarla, la arrastraron por las calles de la ciudad.

  

   Se dice que, al redimir, por orden de Carlos II, a los cautivos españoles y al rescatar las imágenes tan impunemente profanadas, se convino con los moros, para conseguir la efigie de Jesus, en dar tanto oro como fuese el peso de la imagen. Caen las primeras monedas en el platillo de la balanza; baja aquél repentinamente, y la imagen, de tamaño natural y muy pesada, sube ante el asombro de cuantos presenciaban aquel inesperado milagro.

  

    Los moros, enfurecidos, deciden quemar la efigie, pero una peste que, como castigo se propagó por la ciudad, le obligó a desentenderse de la imagen, quedando definitivamente rescatada.

 

  Trasladada a Madrid, el Excmo. Sr. Duque de Medinaceli, primer ministro de la Nacion, construyo, para el culto de NUESTRO PADRE JESUS, una capilla en solares de su propiedad. De aquí la denominacion de "Jesus de Medinaceli".

 

   En 1895 la capilla y la imagen fueron entregadas a los PP. Capuchinos de Madrid.

 

   Durante nuestra Cruzada, Jesus de Medinaceli - cautivo -, fue conducido a Ginebra, de donde, finalizada la campaña, se les trasladó a su iglesia, siendo recibido con entusiasmo delirante, y desde su trono de amor sigue siendo el "dulde Dueño de Madrid".

Historia de Consuegra como filial

     Todo comenzó a principios de los cincuenta. Fray Jerónimo Sanchidrián Garcinuño, un franciscano del convento de Consuegra, era devoto de Jesús de Medinaceli y deseaba crear una filial de la cofradia madrileña en el pueblo. El problema eran los medios con que contaba.....ninguno.

 

     Pero tanto debió rezar, que Dios decidió ayudarle, a él y aun paisano, Ambrosio Casanova Merchán, también devoto de Nuestro Padre Jesus, que se vio agraciado con un premio importante de la lotería de aquellos años. Le debió parecer totalmente imposible, y sintió la obligacion de agradecérselo a Dios.

 

     Pero ¿que podía hacer? Penso que, para decidirlo, nada mejor que preguntar a un hombre de Dios. Fray Jerónimo.

 

     Y así empezó a materializarse la idea que, por tanto tiempo, había tenido rondando en su cabeza el buen franciscano.

 

     Se compró una"talla para vestir" de Nuestro Padre Jesús -este tipo de imagen se compone de cabeza, manos y pies tallados y un bastidor para soportar el vestido-. Se encargó a "La Fortuna", una casa madrileña de renombre, fundada en 1864, que estaba situada en el número 8 de la calle Hortaleza.

 

     Los primeros problemas surgieron cuando se recibió la imagen. No era lo que se esperaba, no conseguia inspirar devoción, y se decidió cambiarla por al que actualmente se venera.

 

     La filial consaburense de la Arghicofradía se fundo con 57 cofrades, que salieron en procesion con su nueva imagen en la Semana Santa del año 1954, Vestidos con el hábito tradicional de Nuestro Padre Jesus hábito morado, cordon, escapulario, zapatilla de cáñamo y teas que iluminaban el recorrido-. No había carroza y Jesus, portado en andas parecía caminar por enciam de la sfilas de cofrades a la luz de las antorchas. ¡Era imprsionante!

 

     Doña Miguela Díaz Garau consteó la confeccion y el bordado de dos nuevas túnicas, realizadas por las Religiosas Adoratrices de Toledo y por las Madres Carmelitas del Convento de San José de Consuegra.

 

     Al año siguiente se iniciaron las gestiones para la adquisicion de una carroza. Otro devoto consaburense, Antonio Almodóvar Diaz-Cordovés, donó la estructura que debía servir de base. Julio Moreno Rosell completo la carretería y Domingo Aguado Barba realizó los trabajos de carpinteria, tallado (en base a dibujos de Santiago Díaz Mariblanca) y chapado con pan de oro. El dibujo del escudo lo realizo uno de los coristas del Convento.

 

     Mas tarde se construyó un altar en la iglesia de los Franciscanos que costearon cofrades y devotos.

 

     Desde su fundación, la devoción a Nuestro Padre Jesús de Medinaceli en Consuegra, ha ido creciendo al mismo tiempo que el n´ñumero de cofrades (actualmente unos doscientos treinta). Todas las Semanas Santas, hombres y mujeres, unidos por la misma devoción, se visten de púrpura y salen en procesion por las calles de la ciudad junto a la imagen de Jesús. Las teas son ahora faroles, hay tambores y conrnetas y la imgen se desliza en una carroza por encima de las cabezas de la gente, pero aún sigue pareciendo impresionante.

 

J.B. 2004

Banda de Cornetas y Tambores

     La Archicofradia de Ntro Padre Jesus de Medinaceli en Consuegra se contituyó tras haber sido admitida la idea por la Archicofradía de Ntro Padre Jesus Nazareno Primaria de Madrid, siendo agregada canónicamente el 5 de septiembre de 1954, según rubica el Padre director Fray Constancio de Aldeaseca. Dado el buen acogimiento y fervor que despierta la imgen, un año mas tarde surge otra nueva propuesta: la de dotar a la cofradía de una banda de cornetas y tambores que acompañe a la imgen en sus procesiones.

 

     Para ello, un número considerable de cofrades se pusieron a disposición de D. Ambrosio úñez Burgos y de D. Antonio Navarro Patiño para que les fuera enseñado el arte de tocar la corneta y el tambor, respectivamente. Asi organizados, iniciaban los ensayos tres meses antes de Semana Santa en la huerta del convento de los PP. FF. (en la zona conocida como el frontón) y en los claustros del mismo edificio si las inclemencias del tiempo no permitían estar en el exterior. Como no eran demasiados, la frase que utilizaban para animarse era: "si somos pocos, haremos más ruido". tras finalizar los ensayos, tradicion era reunirse para jugar a la brisca en el bar El Patio y La Tropica, fortaleciendo las relaciones de amistad y compañerismo. Algunos de los miembros durante su estancia en el servicio militar, al pertenecer a la banda de musica, perfeccionaban o aprendían nuevos toques.

 

     Los primeros años se alquilaban los instrumentos a la Casa Garijo de Madrid, procediendo en años sucesivos a la adquisición en propiedad de los mismo. Las cornetas en la empuñadura eran forradas de cuero por el cofrade D. Romualdo Navas, guarnicionero, mientras que los parches de los tambores los preparaba con piel de conejo el curtidor D. Luis Carabaño Gómez curtiendo las badanas.

 

     En los inicios, tocaban de rutina ataviados con el habito de cofrades, con capirucho y esparteras; posteriormente, debido al inconveniente que suponia éste para los musicos, decidieron prescindir de él

 

     Tras un periodo de inactividad, en 1973, renace la banda, pasando la batuta D. Leoncio del Álamo a D. Gregorio del Pliego y D. Juan José Moreno, siendo entonces sus componentes una cuadrilla de jóvenes amigos con ganas de convivir y aprender las marchas que les pudieran enseñar. Contaban con diez cornetas y cinco tambores. A partir de 1985 los trajes constaban de chaqueta y pantalón, siendo confeccionados por los familiares de los músicos en sus propias casas, y corriendo con los gastos de la tela y bordado de escudos la cofradía. De las galas de los instrumentos se encargaba Reyes Moraleda del Pozo y su esposo.

 

     En la actualidad, la banda se compone por algo mas de cuarenta musicos, aunque ese numero no deja de incrementarse con los años, debido en parte a distintas actividades organizadas por la Junta de Gobierno de la Archicofradía (como chocolatadas), que motivan a sus componentes para acudir preiódicamente a los ensayos de las marchas procesionales. El uniforme que visten mantiene la trdición estando compuesto por un traje chaqueta morado en el que aparece bordado el escudo Trinitario de la cofradia.

 

     En el año 2008-2009, casi a la totalidad de los miembros se les impuso el escapulario, entrando como cofrades ya que antes sólo tenían escudo en la chaqueta.

 

     En Semana Santa desfilan con el propósito de amenizar el paso procesional de Ntro Padre Jesús de Medinaceli y otras imágenes a las que tambiñen suelen acompañar, como Nuestra Señora de los Dolores y la Verónica.

 

     La actividad de la banda de cornetas y tambores de la Archicofradia de Ntro Padre Jesus de Medinaceli no cesa, participando en encuentros de bandas, como el que se produjo en la Puebla de Almoradiel; o en diversas procesiones de ambito nacional, destacando su asistencia a la Procesion de la Cruz de la juventud, en la que la banda de Cornetas y Tambores acompañaba a la cruz en su encuentro con la imagen de Jesús de Medinaceli, en las Jornadas Mundiales de la Juventud, celebrada en Madrid. Fue una procesión única, en la historia de Madrid. Asi lo dijo el Cardenal antonio María Rouco Varela. Presidente de la conferencia Episcopal.

 

     Actualmente la seccion de tambores, timables y bombos es dirigida por José Antonio Rodriguez Perez y Javier Rodriguez Perez; la seccion de cornetas, por Pedro Moraleda Palomino, Juan Moreno Garcia y Jose Luis Rodriguez Perez.